Bodega creada en honor a Julia, nieta de Alberto Zuccardi fundador de la bodega, cumpliéndose así su sueño de estar 3 generaciones reunidas en torno a la pasión del vino. La familia está comprometida en alcanzar los niveles más altos de calidad, mediante prácticas sustentables que contribuyan al cuidado del medio ambiente y siendo útiles para la comunidad en que vivimos. Santa Julia es una clara muestra de la combinación de calidad y diversidad de los suelos mendocinos, dando como resultado vinos modernos.