Tras 17 generaciones de cultivar uva en Sicilia, la familia Planeta decide iniciar su aventura en la elaboración del vino a mediados de 1980. Revolucionando la manera de hacer vinos y poniendo a Sicilia en el mapa vitivinícola de calidad. Su filosofía de tener una bodega boutique para cada terroir en la isla, les ha permitido producir una variada selección de vinos aclamados a nivel mundial, que muestran como la brillantez se puede lograr a través de la integración perfecta entre cepas nativas e internacionales, el terroir preciso y la pasión por la excelencia.