Nombrado por su ubicación en la colina Bellavista, en la icónica denominación de Franciacorta, de cual se ve el lago y todo el valle de Po. Esta bodega produce vinos espumantes de la más alta calidad, usando el método clásico (Champenoise). Todos los procesos de la bodega se hacen a mano, desde la cosecha hasta el embotellamiento, y el “remuage” para garantizar siempre lo mejor. El enólogo, Mattia Vezzola, fue premiado “Enólogo del Año” por la guía italiana Gambero Rosso.